Tag-Archivo para » decoracion de fiesta de bodas «

Decoracion de fiesta de boda con margaritas

La verdadera margarita, es la Bellis perennis, cuyo nombre popular en inglés es daisy. Es una flor blanca con el centro amarillo y las hojas verdes. La palabra daisy es una abreviatura de la frase «day’s eye» -ojos del día- y hace referencia al hecho de que esta flor se cierra durante la noche y abre sus pétalos con la luz del día. Las margaritas se originaron en el norte de Europa, y se expandieron por todo este continente y por América en el siglo XVII. Los crisantemos, otra rama de la familia Asteraceae, son el segundo gran grupo de flores que la gente llama margaritas. Muchos crisantemos se parecen a la margarita inglesa, con sus pétalos blancos y su centro amarillo. Otros vienen en colores que van desde el rosado fuerte hasta los azules, y desde los púrpuras a los rojos. El más común de los crisantemos es el chrysanthemum coronarium, que tiene el centro y los pétalos amarillos.
Las gerberas, cuyo nombre original es gerbera jamesonii, son flores anuales y muy elegantes. Son originarias de Sudáfrica y están accesibles en varios colores espectaculares y llamativos, que las han convertido en una de las 10 flores más populares del mundo. La gerbera color salmón profundo no tiene rival.
Para esta producción escogimos el tema de las margaritas, y las utilizamos para decorar las mesas, la torta de novios, las bandejas, los vestidos, las coronitas de las niñas y los prendedores de los invitados. Con estas flores, también podes hacerte tu ramo de novia y el prendedor del ojal de tu futuro marido, diseñar una corona para darle un toque a la entrada de la fiesta, agregarle una flor al menú que va sobre cada mesa y, por qué no, poner canastas con cabezas de margaritas para que tus amigos te tiren a la salida de la ceremonia. Y, no te olvides de guardar algunas flores en una caja especial para el recuerdo o para deshojarla mientras decís «me quiere mucho, poquito, nada, me quiere mucho…»

Decoracion de la fiesta de casamiento

Shock de color
Con los novios se pensó en una ambientación que transmitiera sensaciones de alegría, diversión, calor y color. Por eso, los colores elegidos fueron el amarillo, naranja, fucsia, violeta y verde. Los livings se llenaron de almohadones de colores y en las mesas ratonas se colocaron diferentes centros de mesa bien grandes con espejos que reflejaban la luz de las velas. Candelabros cuadrados en los degradé del naranja, fucsia y amarillo, regaron tanta alegría como las flores, que dejaron su huella en cada rincón. Se enmarcaron los diferentes sectores utilizando bases altas blancas con floreros llenos de verde, sauce eléctrico y muchos frutos naranjas bañados. La mesa principal, más formal, se planteó con los mismos colores de la ambientación pero con base blanca, para regalar sensación de luz y alegría. Los candelabros altos y el detalle de los servilleteros aportaron el toque de elegancia y distinción.

La decoracion de la fiesta de bodas

LA DECORACIÓN
Las revistas y las referencias de profesionales de la decoración, amigos y otros novios resultan de gran ayuda para abordar este punto clave en la organización de cualquier fiesta. Pensaren una am-bientación y definir un estilo no es una cuestión necesariamente cara y, por otro lado, es la forma más feliz de personalizar una fiesta y diferenciarla de otras. Se trata de armonizar los colores, decorar las arañas, vestir las paredes y regar de flores las mesas y todos los rincones. Como todos los ojos van a posarse alguna vez en los centros de mesa, conviene ser cuidadosos en su elección y no delirarse con arreglos de altas proporciones que dificulten la conversación entre los comensales. Lo mismo para la iluminación, que debe ser tenue e indirecta para crear una atmósfera cálida.