vestido en shantung de seda

Las aves de paraíso caen sorprendidas al descubrir la belleza incomparable de un vestido en shantung de seda, corte princesa y aplicaciones en hilo y listón.

La vida en pareja

La vida en pareja

Es increíble que aunque nosotros tengamos un proyecto perfectamente estructurado de nuestro futuro, la vida se encarga invariablemente de demostrarnos que ella tiene sus propios planes. Si haces memoria, te darás cuenta: si algo ha marcado tu vida, son esos sucesos repentinos que nos hacen cambiar de rumbo (un problema económico, mudarnos para vivir en otro lugar, la obtención de algún premio, la muerte de un familiar). Con esto no quiero decir que el destino nos lleve de un lado a otro como si fuéramos títeres; si te fijas, cada uno de estos sucesos implicó tomar la decisión de dirigir nuestro camino hacia uno u otro lugar. La vida en pareja no es la excepción, seguramente nos toparemos una y otra vez con la necesidad de cambiar de planes. Algunas veces esto implicará sacrificios inmensos de alguno de los dos o de ambos, y otras, largas y complicadas horas de discusión.
La prueba de embarazo cambió todos los planes de Jorge y Mariana. Llevaban casados 6 meses y pensaban tener hijos hasta después de dos años. Ella comenta: “En dos minutos sentimos todo tipo de emociones, pasaron por nuestras mentes todo tipo de posibilidades, soluciones y sueños. No es que no nos sintiéramos felices, pero nuestra vida, tal y como la habíamos concebido y todos los planes que habíamos hecho, acababan de dar un giro de 180 grados”.
NUESTRA IDEA DEL FUTURO:
Algunas personas pueden decirte a la perfección la idea que tienen de su futuro e incluso mencionar punto por punto cómo van a lograr sus metas. Otras transitamos por la vida de manera más improvisada, tomamos las decisiones conforme se presentan los acontecimientos, sin tener necesariamente una idea muy clara de lo que será nuestro futuro.
Muchos terapeutas de pareja expresan que uno de los problemas más frecuentes cuando un hogar está en proceso de formación es la falta de compatibilidad en las expectativas y los planes entre ambos.
Es común que cada uno traiga sus propias ideas y sueños acerca del futuro, y esto no siempre se comunica efectivamente en el noviazgo.
Laura, una mujer de 27 años, cuenta: “Jorge ya me había dicho que no quería tener hijos. Cuando me casé, pensé que con el tiempo esta idea iba a cambiar, pero no sucedió así y fue muy duro aceptarlo”.
A algunas mujeres nos han enseñado que, con un poquito de manipulación, podemos hacer cambiar de idea a los hombres con respecto a muchos de sus valores o expectativas, pero, además de ser esto injusto para él, la mayoría de las veces es un mito.
Como pareja, muchas veces tenemos que hacer modificaciones y acoplarnos a la idea de futuro del otro, pero se deben distinguir entre esas cosas esenciales e imposibles de cambiar y aquellas menos inherentes al carácter de la persona. Lo más importante es hablar de estos temas de manera muy sincera y ver si los planes se pueden hacer compatibles, aunque sea de forma paulatina, para llegar a un proyecto común que los motive a ambos.
LA DIFERENCIA ENTRE SUEÑOS Y PLANES
Muchas de las ideas forjadas en nuestra mente desde que éramos niñas estaban contaminadas por las fantasías de los cuentos de hadas. El príncipe azul y el final feliz pocas veces pueden hacerse realidad. Con el tiempo nos damos cuenta de ello, y podemos aceptar al mundo tal como es y disfrutar, a pesar de sus diferencia, limitantes e imperfecciones.
“Cuando nos casamos, Luis y yo soñábamos con comprarnos una casita blanca y un perro. Imagínate mi cara al salir del banco cuando pedimos un préstamo… Llevar a cabo este sueño nos iba a costar muchos años de trabajo y sacrificios”, comenta Carla, de 43 años. “Apenas este año pudimos hacer realidad el sueño, y aunque esto rompió muchas de nuestras expectativas, hacerlo posible, de forma realista, nos ha hecho inmensamente felices”.
RESISTENCIA AL CAMBIO
Aun cuando nos hemos sentado a hacer un plan estructurado de nuestro futuro como pareja, en la vida siempre habrá situaciones que nos hagan cambiar de rumbo. Mi papá me dijo un día: “lo único que podemos esperar en la vida es… ¡lo inesperado!” Estos cambios muchas veces nos desequilibran, porque rompen con algunas de nuestras expectativas.
El psicólogo Alejandro Acevedo, en su libro Aprender jugando, hace una dinámica sobre la resistencia al cambio. La dinámica que lleva a cabo en grupos con parejas se trata de lo siguiente:
★ Primero se hace una relajación. Ésta consiste en cerrar los ojos e imaginar un lugar en el que podamos sentirnos en paz. Después nos hacemos conscientes de nuestro cuerpo, de cada uno de nuestros músculos y tratamos de relajar cada uno de ellos. Cuando lo hemos logrado, entonces pide que se crucen los brazos, como lo hacemos de manera natural.
★ Volvemos a hacer una relajación y tratamos de cruzar los brazos de manera totalmente inversa a como lo hacemos comúnmente.
Cuesta trabajo, ¿verdad? Según Acevedo, cualquier cambio implica un rompimiento de estructura, y en un principio tardamos en acoplarnos a esta nueva estructura y eso nos causa frustración. Tomar las riendas del cambio implica modificar la dirección de nuestro pensamiento y abrirnos a algo nuevo.
SENTIMIENTOS ANTE EL CAMBIO
El cambio puede producir un proceso de duelo hacia ese plan de vida que ya no puede realizarse. Algunas de las emociones comunes en estos casos son:
* Negación: al principio no aceptamos que esto nos pueda estar pasando. Algunas parejas siguen en el mismo canal durante meses, cuando ya deberían haber tomado algunas decisiones para adaptarse a las nuevas situaciones efectivamente. Por ejemplo, algunas mujeres no pueden caer en la cuenta de que están embarazadas hasta meses después, porque esto no estaba dentro de sus planes.
* Desorganización: cuando sufrimos una pérdida de nuestro plan de vida, todo se desestructura. Esto hace que nos sintamos muy confundidos y desorganizados, lo cual nos impide encontrar la manera de comenzar a replantear ciertos temas para volver a formular un proyecto con el cual podamos sentirnos seguros y motivarnos para trabajar en él.
* Culpabilizar: cuando algo cambia nuestro objetivo, sentimos la necesidad de culpar a alguien. Y quién mejor que a nuestra pareja y ella a nosotros. Pero la mayoría de las veces no existen culpables, y si los hay, podemos hacer poco al respecto, por eso, más vale unirse de inmediato y resolver.
+ Enojo: es una fuerza impulsora, no tengas miedo a sentirlo, pero trata de no estancarte ahí. Ustedes pueden convertir ese estímulo en algo positivo, tomando decisiones acertivas y realizando diferentes acciones para mejorar la situación. •!• Aceptación: implica la admisión de lo que sucedió, sin importar cuánto nos afecte o modifique nuestros planes originales, y proporciona la fuerza interna suficiente para volver a establecer un plan de forma creativa y positiva para ambos.
CAMBIO = OPORTUNIDAD:
“Cuando mi esposo perdió su trabajo se me caía el mundo, hacía 20 años que yo no trabajaba y no tenía ni idea de qué hacer, pero pasando esta etapa, comencé a tener la idea de organizar banquetes… Ha sido la experiencia más enriquecedora de mi vida, me ayudó a crecer, a ser independiente y acertiva en mis decisiones”, comenta Carmen, una exitosa organizadora de eventos de 59 años.
Cuando algo cambia nuestro plan de vida, normalmente la primera reacción es permanecer en estado de shock, no sabemos ni para dónde movernos. A esto le sigue una sensación de desesperanza que nos paraliza aún más. Algunas parejas encuentran en este rompimiento de planes, una oportunidad para unirse, reestructurarse y, la mayoría de las veces, es sumamente enriquecedora, aunque en un principio no lo parezca así. Si esto les sucede, no pierdan la oportunidad para cuestionar sus creencias y mejorar su relación.
PARA TOMAR UNA DECISIÓN:
La situación que nos hace cambiar nuestro proyecto es la mayoría de las veces azarosa, pero la decisión de qué hacer con nuestra vida en pareja está en nuestras manos. Es muy importante hacer un plan tomando en cuenta las expectativas y metas de los dos, porque así podrán afrontar juntos las consecuencias, reestructurar si es necesario, o en el mejor de los casos, recibir los frutos. Muchas veces tomamos malas decisiones porque no vemos y analizamos todas las posibilidades y elementos de manera adecuada. Para hacer una decisión acertada y reestructurar su plan de vida es recomendable:
• Hacer una lista de posibilidades.
* Preguntar a amigos y familiares de confianza que, al estar fuera del problema, tienen una visión más objetiva.
• Pongan pros y contras de cada posibilidad, vean cuál implica los mayores beneficios a largo plazo aunque en este momento implique un sacrificio.
* A algunas parejas les funciona imaginar un panorama de las peores consecuencias de tal o cual decisión, esto le quita peso emocional porque pueden ver que nada es tan grave y todo tiene una solución. Otras prefieren elaborar una lista con las cosas que no están dispuestas a hacer para darse cuenta de lo que sí pueden modificar.

Es increíble q ue aunque nosotros tengamos un proyecto perfectamente estructurado de nuestro futuro, la vida se encarga invariablemente de demostrarnos que ella tiene sus propios planes. Si haces memoria, te darás cuenta: si algo ha marcado tu vida, son esos sucesos repentinos que nos hacen cambiar de rumbo (un problema económico, mudarnos para vivir en otro lugar, la obtención de algún premio, la muerte de un familiar). Con esto no quiero decir que el destino nos lleve de un lado a otro como si fuéramos títeres; si te fijas, cada uno de estos sucesos implicó tomar la decisión de dirigir nuestro camino hacia uno u otro lugar. La vida en pareja no es la excepción, seguramente nos toparemos una y otra vez con la necesidad de cambiar de planes. Algunas veces esto implicará sacrificios inmensos de alguno de los dos o de ambos, y otras, largas y complicadas horas de discusión.

Accesorios para la boda

Accesorios para la boda

LOS ACCESORIOS:
Usa todo lo que generalmente se pone para decorar una sala, como cojines, floreros, plantas -de muchos tipos según el estilo, como palmeras, árboles ficus o ramas secas-, lámparas colgantes, velas, incienso y todo lo necesario para que quede bien armado el lugar. Te recomendamos Ambienta, un lugar donde te rentan todo lo necesario para una boda estilo lounge.

Fiesta de boda al aire libre

Fiesta de boda al aire libre

JARDÍN, NOCHE O PLAYA:

Si creías que el lounge sólo era para una fiesta de noche, ¡pues no!, ahora se usan los montajes para playa y jardín, y la decoración queda padrísima porque hay gran variedad de accesorios para la ocasión. En la noche dentro de un salón, casa o hacienda, que generalmente son eventos más elegantes, puedes poner sillones de terciopelo o seda en colores oscuros; a diferencia de una de día, en un jardín o la playa, los cuales son más frescos, de colores claros y materiales naturales, como el yute, la madera y el cristal, entre otras cosas.

La comida de la boda

La comida de la boda

Los Alimentos:
La comida debe ser algo muy práctico, sencillo y fácil de disfrutar cómodamente sentados en la sala. En pocas palabras, ofrece alimentos que se coman con la mano o quizá con ayuda de un tenedor y servilletas. No sirvas sopas ni platillos que necesiten cortarse. Puedes dar sushi, tapas, pasta, ceviche, ensalada, bocadillos, canapés, sopecitos o tostadas.

Flores para decorar la boda

Flores para decorar la boda

LAS FLORES Y LOS TEMAS:
Las flores pueden ser de cualquier tipo, siempre y cuando combinen con el color de la decoración. También puedes escoger el tema y aplicarlo al montaje, ya sea minimalista, campirano, hawaiano, mexicano, etc.

Colores para una boda

Colores para una boda

LA COMBINACIÓN DE COLORES:
Los colores pueden ser muy variados, al principio se usaba todo blanco, por eso es un tono con el que la gente relaciona este estilo, pero, en realidad, debido a que es 100% de esencia minimalista y sobrio, tiene la ventaja de poderse mezclar con cualquier otro color. Por ejemplo, el café con rosa, beige o verde, rojo y blanco, rayas o cuadros, etc. La gama y combinación depende siempre del tipo y forma en como quieras tu boda. Es decir, si escogiste decorar la mitad con mesas y la otra con sillones, y el mantel de las mesas es blanco con líneas amarillas, entonces para esta área, puedes elegir sillones blancos y cojines amarillos.

Consejos para organizar una boda

Consejos para organizar una boda

Un espacio cómodo y relajado es perfecto para hacerles sentir a los invitados nuestro interés por ellos y el cuidado de los detalles, por eso, los banqueteros han creado montajes con la esencia de un espacio exclusivo y elegante donde la gente puede pasar un rato agradable y sin tantos elementos. Es así como el lounge hoy en día se ha vuelto un estilo favorecedor para las fiestas, sobre todo las bodas. Entérate de más.
EL COMIENZO:
Hay tres maneras de organizar un evento así:
1. Si decides invitar a gente de todas las edades, te recomendamos un montaje dividido en dos partes para volverlo práctico, variado y confortable, sobre todo en caso de tener invitados mayores que necesiten recargar la espalda o a papas que requieran un lugar para controlar a sus pequeños a la hora de la comida. Por eso, la mitad del montaje debe tener las clásicas mesas redondas o cuadradas y sus sillas, y la otra, sillones, cojines y mesas bajas.
2. Si la recepción sólo es de gente joven, inclínate por el montaje completamente lounge, ya que tendrás la libertad de organizar las mesas por “salas” y acomodar a tus invitados según su parentesco, afición o relación, o bien, puedes dejarles a su conveniencia la elección de su lugar de reunión. Este tipo de decoración favorece la convivencia, la gente podrá moverse libremente y se fomentará un ambiente más familiar.
3. En caso de tener una boda tradicional y querer algo diferente, monta una pequeña área lounge al lado de la pista para que los invitados descansen un rato luego de bailar, tomen algún coctel o simplemente se sienten a platicar sin dejar a un lado el ambiente de la fiesta ni estar apartados.

Decora tu boda

Decora tu boda

Decora tu boda con cómodas tumbonas y sillones, divertidos colores, estampados y flores exóticas, así lograrás hacer una fiesta excepcional de un evento tradicional

Recuerdos de la boda

recuerdos de boda

Recuerditos:
Obsequia tu película favorita y la de tu novio. Así, en un domingo familiar o de ocio sus amigos podrán verlas y saber más sobre sus gustos.
Si son amantes de la lectura, da un separador de libros. Cada vez que sus invitados lean, recordarán lo bien que se la pasaron en su boda.
Regala una bolsita con semillas y una notita explicando cómo deben plantarlas; será un símbolo del inicio de tu nueva vida de casada y gra-
cias a su amor y cuidado, esa plantita crecerá y les enviará buenas vibras para que tu matrimonio perdure, eche raíces, sea sólido y dé frutos.